martes, 25 de octubre de 2011

Una zarigüeya nunca es suficiente.

Un cliente baja a la recepción de un hotel para mostrar su queja sobre un incidente que ha tenido lugar...



Valdo V. Vázquez: (Tocando el timbre de la recepción) ¡Oiga! ¡Oiga!


Recepcionista: Dígame caballero.


Valdo V. Vázquez: Tengo una queja, hay una zarigüeya en mi habitación y yo había pedido dos.


Recepcionista: Lo lamento caballero, pero el hotel no está relacionado con ese tipo de política. Si quiere puedo cambiarlo de habitación.


Valdo V. Vázquez: Está bien.


Recepcionista: ¿Quiere una habitación con vistas?


Valdo V. Vázquez: Prefiero que tenga conversación, ¿Qué puede decirme de aquella? (señalando)


Recepcionista: Eso es un cuadro.


Valdo V. Vázquez: Me está sacando de mis casillas, ¿dónde está mi caviar?


Recepcionista: ¿Caviar?


Valdo V. Vázquez: ¿Quién ha dicho caviar? (Acercándose al recepcionista) Escúcheme, James Stewart nos está observando desde la ventana, no hay tiempo que perder.


Recepcionista: ¿Cómo?


Valdo V. Vázquez: ¡No levante la mirada! Él nos observa, tiene un esguince cervical y se dedica a destapar conspiraciones y akelarres desde su ventana. Tiene que darme la habitación cinco estrellas del ático.


Recepcionista: ¿Está usted loco? Si no se marcha ahora mismo llamaré a la policía.


Valdo V. Vázquez: Usted lo ha querido así.



En ese instante entra un hombre en la recepción y se dirige al recepcionista.


Irving Ger: Buenos días. Peletera Golderg. Tengo una habitación reservada.


Valdo V. Vázquez: ¿Peletera Golderg?


Irving Ger: Sí, a su disposición.


Valdo V. Vázquez: Resulta que hace un par de días compré un abrigo en su tienda.


Irving Ger: ¿Y?


Valdo V. Vázquez: Pues que solo tiene una zarigüeya.

2 comentarios:

  1. Debe parecer que me ha tocado la lotería. Llevo ya varios segundos con una sonrisa y las manos llevadas a la cabeza.

    Lo que no entiendo es cómo, con las manos así, estoy pudiendo escribir esto. (Tengo una zarigüeya amaestrada que lo hace por mí; ¿No será la que hecha de menos el abrigo?)

    ResponderEliminar
  2. Yo le preguntaría a Jimmy seguro que la indiscreción de la ventana le ha permitido descubrir que la zarigüeya no sólo cobra comisiones por hacerse la muerta , sino que se gana sus horas extras cumpliendo rigurosamente con el servicio de habitaciones. Un abrazo.

    ResponderEliminar

El Jes Extender es el opio del pueblo.
Al salir cierra la puerta que se escapa el gato.