martes, 10 de enero de 2012

La joyería.

Charles: Buenos días.

Joyero: Buenos días, ¿qué desea?

Charles: Estaba buscando una joya.

Joyero: Está usted en el sitio adecuado.

Charles: Verá amigo, busco una joya especial. La pieza debe hablar por si sola, tiene que transmitir lujo y elegancia a partes iguales. No me vale un 25-75. Tampoco me vale la talla XL de Inditex. ¿Capisci?

Joyero: Entiendo perfectamente lo que me quiere decir. Precisamente, esta misma mañana me han traído un cargamento que puede cumplir sus expectativas.


El joyero se agacha y saca género para el cliente.


Joyero: Aquí tiene, un abrigo XXL.


Charles toma el abrigo y se lo pone.


Charles: ¿Y qué hay del lujo y la elegancia?

Joyero: Permítame que extienda el tapete de exhibición.


El joyero toma un anillo y se lo enseña a Charles.


Joyero: Este anillo formaba parte de una familia muy acaudalada de la ciudad, pero se divorció de la hija de su suegro y rompió los lazos eclesiásticos que los unían. Esta diadema que le muestro a continuación tiene una historia muy interesante que contar, pero ahora parece no tener ganas de hablar. Esto es un cromo de Zinedine Zidane. Este reloj tiene un valor sentimental muy alto, del orden de los 10.000 abrazos.

Charles: No llevo tanto cariño encima.

Joyero: No se apure, este tipo de productos se puede comprar a plazos con un interés de un 4% de cariñitos mensuales.

Charles: Siga mostrando.

Joyero: Por supuesto. ¿Ve esta cadena?

Charles: Claro.

Joyero: (Haciendo un juego de manos) ¡Pues ahora no la ves!

Charles: ¿¡Cómo lo hace!?

Joyero: No se preocupe, es crónico. Tengo un primo en el barrio sur cuyos padres son primos hermanos.

Charles: La verdad es que no sé por cual decidirme. ¿podría echarme una mano?

Joyero: Claro. -¡Eh, lectores! ¿Pensabais que le iba a tirar una mano, verdad? ¡Pues no, le tiro dos!-

Charles: ¡Vaya! El anillo de la mano izquierda.

Joyero: (Mientras envuelve el regalo) Excelente erección. El anillo tiene un baño de oro blanco y la mano se sabe la presintonía de más de 1.000 canales en UHF y ninguno está dirigido por Paolo Vasile. Aquí tiene, envuelto para regalo.

Charles: Muchas gracias.

Joyero: (Mientras se marcha el cliente) De nada, y no le facilite comida después de las 00:00.

Charles: ¿Al anillo?

Joyero: No, al abrigo.


Se cierra la puerta y a los pocos segundos un hombre alto con el cabello dorado entra en la joyería.

Joyero: ¿Qué desea?

Iñaki: Buenos días, me llamo Iñaki y estoy buscando algo en lo que poder invertir.

Joyero: Aquí tengo una careta precolombina que le vendrá ni que pintada. Cuando usted estime oportuno se la podrá quitar.

3 comentarios:

  1. Jajaja... ¡Muy bueno! Seguro que la careta era de Torrebruno, sólo así se entiende su desaparición... Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. ¿Torrebruno? ¡Claro!!! ¿Cómo no había caído yo antes? Jajajjajaja
    Excelente nivel de locura hecha risas, a su vez hechas palabras, que a su vez echas (o viertes) en tu blog mediante tus teclas.

    ResponderEliminar
  3. Muy bueno, me he hechado unas buenas risas leyendo este post. Sin dudas, me veras por aquí más a menudo, Un saludo y felicidades por la realización de un blog tan divertido!

    ResponderEliminar

El Jes Extender es el opio del pueblo.
Al salir cierra la puerta que se escapa el gato.