martes, 8 de marzo de 2011

Orígenes.

Las matemáticas son muy útiles, ayer llegué a la conclusión de que ganar más dinero del que se pierde es algo bastante positivo. Puede parecer un razonamiento algo estúpido, pero no lo es tanto si les digo que dentro del mundillo de la apuesta fácil y el dinero sobre el tapete soy conocido como Xavier 6 ases. Tengo tendencia a usar triquiñuelas para ganar las manos. Naipes extraoficiales, chivatazos en las apuestas, sobornos, e incluso si la situación lo exige soy capaz hasta de ducharme.

Tengo que reconocer que en los últimos meses soy un tahúr venido a menos, he perdido diez centímetros de altura y no logro poner a la diosa fortuna de mi parte. Sin embargo una mañana cambió todo, de hecho cuando me levanté no sabía donde estaba la puerta de la cocina y tardé una hora en desayunar. Un individuo con abrigo negro, un cigarro entre sus dedos y un traje de payaso a juego con el maquillaje de su cara estaba sentando en el sofá de mi salón como si llevase viviendo allí toda la vida. Lo más increíble de la situación es que nunca tuve salón ni sofá, pero bueno, está historia no la escribo yo. El tipo levantó la barbilla, me miró fijamente y comenzó a hablarme:


Payaso: ¿Xabier 6 ases verdad?


Xavier:Sí, pero Xavier es con V.


Gincrispi: Perdón.


Payaso: Tengo que proponerte un pequeño trabajo.


Xavier: Te escucho.


Payaso: Necesito que me arregles la nevera.


Xavier: Hace tiempo que me retiré de ese mundo, y no quiero volver.


Payaso: Te ofrezco diez de los grandes.


Xavier: ¿Cómo de grandes?


Payaso: Los más grandes.


Xavier: Es tentador, ¿vas a terminarte ese bistec? Hace una semana que no como carne.


Payaso: No, hazlo tú. ¿Y de la oferta?


Xavier: Lo siento, estoy retirado.


Payaso: Una lástima. Mi primo Luca se encuentra en la habitación contigua, también quiere hablar contigo.


Xavier: Estupendo, dile que pase.


Payaso: Una última pregunta, ¿sabes qué es la materia extraña?


Xavier: Pues si no me equivoco es un tipo de materia formada por quarks arriba, abajo y extraños. Aunque de forma teórica lo más normal es que solo se formen en las estrellas de neutrones.


Payaso: No me has servido de mucha ayuda, pero bueno.


El árbitro sacó el cartel luminoso y el cambio del payaso elegante por su primo Luca se produjo. Éste entró en el salón desde la pequeña sala contigua, sus facciones eran cuadriculadas y tenía una gran cicatriz de mafioso que empezaba en la entrada del Guggenheim de Bilbao y terminaba en su ceja derecha, en la mano izquierda llevaba su mano derecha, y en su mano derecha llevaba su mano izquierda, en ese momento recordé que en el ambiente de la calle era conocido como El nudo, por razones obvias. Tenía los mejores nudos de los zapatos que había visto en mi vida. Se sentó y un punto y a parte después comenzamos a hablar.


Luca: Hola Xavier.


Xavier: Hola primo Luca.


Luca: Tengo un encargo para tí. Necesito que le robes un concepto a un filósofo del viejo barrio de Montmartre.


Xavier: ¿Un concepto? ¿Y cómo voy a hacer eso?


Luca: Entrando en sus sueños.


Xavier: Olvídate de eso, me quedan dos días para jubilarme.


Luca: Tengo veinte de los grandes y un paquete de Fortuna para tí si aceptas el trabajo.


Xavier: Es una oferta muy tentadora, ¿qué tendría que hacer?


Luca: Tengo un equipo preparado para ayudarte a entrar en sus sueños. Pero necesito alguien muy rápido con las manos.


Xavier: Entiendo. ¿Y qué hace esa gallina aquí?


Luca: Es notario, está levantando acta de todo lo que sucede en esta habitación.


Xavier: ¿Cómo puedo diferenciar la realidad onírica de la realidad efectiva?


Luca: En la realidad onírica las copas no se aguan.


Xavier: ¿Y Hacienda?


Luca: Hacienda traspasa cualquier barrera de la mente humana.


Xavier: Comprendo... Pero necesitaría un adelanto.


Luca: ¿Cuánto?


Xavier: Lo ideal sería la mitad de mi sueldo por el trabajo.


Luca: De acuerdo.


Luca sacó un gran fajo de billetes mientras la gallina tomaba nota de todo, nada más agarrarlos me despedí de mi “jefe” y tomé el rumbo de mis desdichas, la dirección del juego. A la hora ya me había enrocado en una partida de Texas Holdem a 500 euros la ciega con un grupo de perros que solo bebían vermú en sus pequeñas copas de cristal. Fue en ese momento cuando me di cuenta de que mi copa llevaba una hora con los mismos cubitos y de que al fondo de la sala había una gallina levantando acta de mi infidelidad a la sensatez.

¿Realidad? ¿Ficción? ¿O un vídeo de David Lynch? Solo espero que Leonardo Di Caprio haga una película sobre mi vida.






2 comentarios:

  1. http://www.youtube.com/watch?v=3lHQXsQyOzY

    Saludos a Dom Cobb

    ResponderEliminar
  2. Vuelvo a comentar aquí para hacer spam. Es triste, pero es cierto.

    No, hablando en serio: el último artículo de mi blog es una encuesta y me gustaría mucho que participaras. Ya sabes que tu visita siempre es de agradecer.

    http://diariodependiente.blogspot.com/2011/03/si-tu-vida-tuviese-una-banda-sonora.html

    ResponderEliminar

El Jes Extender es el opio del pueblo.
Al salir cierra la puerta que se escapa el gato.