jueves, 8 de septiembre de 2011

No es otro estúpido texto surrealista.

Un individuo con puro y paraguas entra en una sastrería…

Filipe: (Dirigiéndose al sastre) Buenas tardes, mi nombre es Filipe de Luz y querría un traje digno de una recepción con el embajador de Freedonia.

Sastre: Buenas tardes, ¿prefiere el caballero un traje elaborado o hecho a medida?

Filipe: El de mayor calidad de la tienda, y no importa el precio, no se preocupe por eso.

Sastre: En ese caso podría sugerirle la elaboración de un traje a medida con la mejor de las telas.

Filipe se dirige a la entrada para cerrar la puerta y bajar las persianas ante el estupor del propietario.

Sastre: ¡¿Qué ocurre!?

Filipe: ¡No hay tiempo! La recepción es esta noche… (Pasando su brazo por el hombro del sastre) Y además me persiguen…

Sastre: ¿¡Cómo dice!?

Filipe: (mirando tras la persiana) Cómo oye, un grupo de radicales me persiguieron ayer por toda la ciudad, suerte que la policía actúo a tiempo para detenerlos. Dispararon a las ruedas del coche para detenerlos; acto seguido dispararon a las ruedas de los delincuentes, finalmente lograron escapar.

Sastre: Malditos delincuentes.

Filipe: ¿Cómo sabe qué eran delincuentes?

Sastre: Son los actos individuales los que determinan al individuo.

Filipe da un paso atrás y se coloca frente al Sastre con la posición de un duelo bajo el sol de viejo y senil oeste.

Filipe: (Filipe se toca el ala del sombrero que no tenía cuando entró en la tienda) Ya veo, ¿acaso eres uno de esos existencialistas que pululan por ahí? Sastre, o debería llamarte… ¡Sartre!

En ese momento el Sastre se quita poncho que tampoco tenía cuando Filipe entró en la tienda y se coloca en posición amenazante, aunque ligeramente bucólica, preparado para desenfundar sus razonamientos más afilados.

Sartre: Ya lo sabes, ¡maldito Camus! Este será tu fin.

El duelo es inminente, aunque siempre hay espacio para un par de anuncios.

-Compre Eurobonos, para el mileurista y la mileurista-

Volvamos al texto tras el breve impás publicitario.

Camus y Sartre estaban a punto de batirse en duelo; pero como quieren llevar a cabo recortes en la educación me temo que tengo que terminar esta aventura surrealista en este momento para que las nuevas generaciones puedan entender algo dentro de unos años.

Hasta más ver niños y niñas, miembros y miembras.

2 comentarios:

  1. Esto es como un mirar para no ver... nada.
    (Y el tipo que escuchaba, se marchó al estilo croll).

    Esperaremos un bloque de anuncios más, por si el autor se decide a restituir el hilo de la historia, aun sin año definido.

    ResponderEliminar
  2. Pues me he quedado intrigada oye...

    Por cierto soy Pérfida
    Un saludo coleguita

    ResponderEliminar

El Jes Extender es el opio del pueblo.
Al salir cierra la puerta que se escapa el gato.