jueves, 19 de noviembre de 2009

El número 1 discute con el número 3.372 provocando un cisma en el sistema métrico decimal.

Al parecer el suceso tuvo lugar en una céntrica discoteca de New York. El número 1 entró cogido de la mano del número 15 (1,15), antigua pareja del número 3.372, el cual al ver la escena no pudo reprimirse y se avalanzó sobre la pareja obligando al cuerpo de seguridad de la discoteca a intervenir para evitar una resta en mitad del local. El número 1 ha declarado que se niega a intervenir en ningún tipo de expresión con el número 3.372, lo cual ha llenado de incertidumbre el mundo científico. Al parecer el asunto viene de atrás, en la última gala de los Decimal´s Award se pudieron notar ciertas fricciones cuando el número 1 subió al escenario a recoger el premio al mejor número primo del año, el encargado de darle el galardón fue 3.372 y no hubo una abrazo de por medio precisamente. “No voy a cambiar mi forma de ser por envidias algebraicas, todo el mundo saber cual es mi posición, y los demás vienen detrás” Esas declaraciones cargadas de divismo no han sentado bien dentro de mundo cardinal, y se rumorea que el papel del número 1 en el nuevo libro de Eduard Punset corre peligro según declaraciones del propio escritor, “Ese hijo puta no va a joderme mi nuevo libro, mis colegas y yo tendremos que hacerle una visita, ¡Viva el átomo de hidrógeno!” Según hemos podido averiguar el número 1 se encuentra veraneando en la costa beige de Mozambique junto a la niña bonita, 15, mientras el número 3.372 se relame las heridas hundiendo sus penas en el número 69.

2 comentarios:

  1. Entiendo totalmenten al nº 1. Es difícil que intentes integrarte y te quedes como una simple variable, o como le pasó al número "e".... es un gran incomprendido,él no tiene la culpa de poder combinarse con cualquiera del conjunto de los números naturales, su vida social es muy amplia!!

    ResponderEliminar
  2. Yo creo que tenia que haber acudido 091 para poner orden.

    ResponderEliminar

El Jes Extender es el opio del pueblo.
Al salir cierra la puerta que se escapa el gato.