miércoles, 21 de diciembre de 2011

El monstruo de Gila.




Un pequeño y humilde homenaje.



Un soldado con cierto aire de pasota descuelga el teléfono para marcar...


-Hola, ¿es la guerra?

Mire, le llamaba para decirle que mañana no vamos a poder ir, es la comunión de la hija del general. Sí, ¡la que sale en la película de John Travolta no, de su hija biológica! Claro, claro... Entonces les llamaba para eso, ¿cómo? Pues no sé... Me lo pide con esa cadencia de palabra que no se que decirle, pero usted, ¿usted se ha dado cuenta de que son el enemigo? ¿Y a mí que más me da eso! Nosotros no vamos a limpiar, además, encontrar 10.000 cubiertos de aquí al martes va a ser complicado, si al menos fuese para el miércoles...

Por cierto, tenéis un artillero con muy mala baba, le habéis chafado el puente a Garrido, ¡qué vete tú a saber cuándo vamos a tener otro puente como dios manda con el de las barbas! Sí ya lo sé hombre... Sí es su trabajo; pero mira, para la próxima vez podéis tener en cuenta a Muñoz, un calvo con melenas que trabajaba en un banco al que es imposible arrancarle una lenteja de más en el rancho. ¿Cómo? Vale, vale, os debemos una. Pero no te olvides de que nosotros tenemos enfilados al bajito de la novia cantante y a la amante de las bratwurst.

Bueno, lo mismo tengo que colgar. Con el tema de los recortes nos van a quitar hasta las ganas de ir al baño, ¿cómo? ¡Eso no es nada! Nosotros tenemos que disparar las balas atadas a una guita y hemos tenido que sustituir el rádar por mi vecino Fermín que le duelen los huesos antes de llover.

Oye, ¿y vosotros como vas de munición? Entiendo, ¿y de azúcar? Es que la semana que viene es el cumpleaños del sargento y no sabemos si hacerle un bizcocho o darle un tiro. ¡Claro! Tú lo que quieres es que la guerra de acabe antes, Gutiérrez es un repostero horrendo. Por cierto, que me voy sin preguntar, ¿cómo está la mujer? Entiendo, ¿y tú esposa?

1 comentario:

  1. Las cosas se han puesto realmente mal en el gremio militar y en el de la repostería... Un abrazo. Felices fiestas, amigo Gincrispi.

    ResponderEliminar

El Jes Extender es el opio del pueblo.
Al salir cierra la puerta que se escapa el gato.