martes, 21 de enero de 2014

Bucle

Un tipo entra en la una tienda de antigüedades. Al abrir la puerta una persona enfurecida está saliendo del interior, cuando llega a su altura se da la vuelta y hace un gesto obsceno con su dedo corazón al dependiente...

-¿Qué ha sido eso?

-No se preocupe, un cliente insatisfecho. ¿Tiene un hermano gemelo?

-¿Cómo?

-Nada, nada, eso es otra historia.

-Busco un regalo.

-¿Es el cumpleaños de su hijo?

-¿Cómo lo sabe?

-Antes de tener esta tienda fui detective privado y brujo en una tribu del sur del pacífico; pero eso es otra historia.

-Busco un regalo de cumpleaños, aunque no sé que regalarle. Quizás algo antiguo.

-Está usted en el sitio adecuado. ¿Una bicicleta de principio de siglo? Es una pieza de época.

-Se aburriría muy rápido, ya sabe como son los jóvenes.

-A mi me lo va a decir, he sido joven dos veces. La primera vez me embarqué con el capitán Agad en busca de la foca blanca, por cierto, la tengo en esa habitación, se la dejo a buen precio.

-¿La foca blanca?

-Sí, también me traje las gafas que nunca se puso. Aquí las puede ver.  (señalando al mostrador)

-¿Y la segunda vez?

-La segunda vez... esa es otra historia.

-¿Qué es eso que tiene en la jaula?

-Es un Políticus.

-Creo que le encantará.

-Será bajo su responsabilidad, pesa una gran maldición sobre él. No puede acercarlo a fondos públicos, no puede hacer demagogia delante de él más allá de la media noche y sobre todo, lo más importante... no puede mantenerlo cerca de ninguna infraestructura preparada para ser inaugurada. Si usted no hace caso de mis indicaciones... esta pequeña y dulce bola de pelo blanco y orejas puntiagudas se reproducirá y engendrará unos monstruos imposibles de detener que lo imbuirán en un bucle del que no podrá salir...

-¿A qué se refiere?
-Al bicho este, ¿no ha prestado atención al diálogo?

-Creo que usted es demasiado literal.

-Y yo creo que usted es poco profesional.

-¿Poco profesional? Me ciño al diálogo que han escrito.

-Eres un personaje lamentable.

-¿Lamentable? Me marcho a otro texto, no tengo porque aguantar esto.

-Au revoir.

Un tipo entra en la una tienda de antigüedades. Al abrir la puerta una persona enfurecida está saliendo del interior, cuando llega a su altura se da la vuelta y hace un gesto obsceno con su dedo corazón al dependiente...

-¿Qué ha sido eso?

-No se preocupe, un cliente insatisfecho. ¿Tiene un hermano gemelo?

-¿Cómo?

-Nada, nada, eso es otra historia.

1 comentario:

El Jes Extender es el opio del pueblo.
Al salir cierra la puerta que se escapa el gato.