jueves, 4 de marzo de 2010

El señor Gmz pierde las vocales en un accidente de tráfico (Basado en una frase de Woody Allen)


El 14 de abril de 1987 amaneció lluvioso, con un viento cargado de violencia y un ligero olor a coñac, quizás era el peor día de todos los tiempos, el más bravo que la primavera ha parido jamás, pero eso da igual porque el suceso tuvo lugar antes de ayer en Corrales. El entonces G. Gómez tomó una curva con demasiada velocidad, que unido al agua del pavimento, y a que el individuo en cuestión iba montado en un patinete produjo el fatal desenlace. El siniestro acabó bajo la falda de un pino centenario travestido en abeto, a los pocos minutos llegó la ayuda sanitaria procedente del 061, un grupo de plañideras del 062 y un señor con bigote y camisa de lunares que regenta una taberna selecta en plena gran vía. Sin perder tiempo el equipo sanitario terminó la lectura de Napoleón VS Julio César y se puso rumbo al Hospital, trasladando al herido a la unidad de traumatología de vocales abiertas y medias. A los pocos minutos las peores noticias se hicieron presentes y el afectado tuvo que entrar en el quirófano de urgencia, en cuestión de minutos perdió la O, y sin remedio alguno le siguió la E. Tenemos el diálogo entre el paciente y el doctor.

Paciente: Doctor, necesito las vocales para ir a una fiesta esta tarde.

Doctor: Lo siento. Las hemos tenido que amputar ante el peligro inminente de infección.

Paciente: Pero… ¡Es una fiesta de jóvenes dictadores! Yo quería ir del joven Adolf Hitler.

Doctor: Lo siento, tendrá que disfrazarse del joven Adlf Hitlr. Aunque bueno… si se pasa al alfabeto cirílico podría colocarle una prótesis.

Paciente: Gracias doctor.

Doctor: No puedo prometerle nada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

El Jes Extender es el opio del pueblo.
Al salir cierra la puerta que se escapa el gato.