viernes, 26 de noviembre de 2010

Instinto Básico


Sara llena la copa de vino esquivando las llamas de las velas mientras Rodolfo corta el bistec de ternera que han cocinado para cenar…

Sara: Pobre animal, creo que me voy a hacer vegetariana.

Rodolfo: ¿Por qué? Este animal fue concebido para servirnos de alimento, eres demasiado espiritual.

Sara: ¡Pero es un ser vivo! ¿Acaso no lo comprendes? Tiene alma como tú y yo.

Rodolfo: Vamos… el alma no existe, si existiese tendría un valor muy alto; tanto que podrías hacerle una hipoteca y los bancos te meterían el interés por los ojos.

Sara: Sin el alma no podrás acceder a un nuevo estado espiritual, tu mente quedará atrapada en un montón de carne putrefacta.

Rodolfo: Eso es ¡ridíiiculo!

Sara: Llámalo como quieras: paraíso, vergel, elíseo, edén…

Rodolfo: En tu afirmación radica el problema. Nos dogmatizan desde pequeños.

Sara: ¿Cómo?

Rodolfo: Sí, un claro ejemplo son los dibujos animados. Fíjate en los osos amorosos. ¿Acaso cuándo no puedas solucionar tus problemas aparecerá un individuo con un corazón dibujado en el pecho dispuesto a arreglar la situación? Nos instan a creer en un ser superior desde que somos niños, un súper héroe, Dios, un sistema político. ¡El ser humano se ha convertido en un ente gregario! Hemos perdido cualquier capacidad de pensar por nosotros mismo. El último tipo que se me acercó con un corazón sobre su piel era un marinero marsellés que quería invitarme a una copa de vino para después hacerme un examen de próstata gratis. Al fin y al cabo el ser humano se mueve guiado por sus instintos.

Sara: Pero si no tuviésemos un referente superior… todo sería una pura anarquía.

Rodolfo: ¿Y habría guerras? ¿Hambrunas? ¿Crisis?

Sara: Sigues sin convencerme, aún siento apego a mis reglas morales.

Rodolfo: Puedo recomendarte un libro sobre-

Sara: Silencio. Tengo hambre. En mi estómago sólo hay sitio para el bistec, deja la filosofía…

Rodolfo: Instintos…

4 comentarios:

  1. Ah, bueno, Gin... Realmente esto es magistral!!
    Primero: el divague típico de los seudo naturalistas: la culpa, el remordimiento, las creencias...Y luego, prima el instinto y se van al diablo toda falsa moral.

    Fantástico, chaval. Y debo reconocer que me he visto reflejada en tu Sara , pero cada vez que veo un buen asado de tira, me olvido de dónde proviene esa carne! jajaja
    Besazos guapo!

    ResponderEliminar
  2. Post Data: Qué lindo quedó tu espaciooo!! Da como una onda más cálida, con esa madera añeja..
    Buena elección!!
    Besos again...

    ResponderEliminar
  3. Hola Natalia, gracias por tus adjetivos, aumentan mis ganas de seguir escribiendo. Y en cuanto al blog tengo que decir que está en construcción, lo mismo dentro de poco os sorprendo con más cambios, ;).


    Saludos.

    ResponderEliminar
  4. Cuerpo y alma y demás problemas filosóficos!
    Interesante blog, te sigo;-)

    ResponderEliminar

El Jes Extender es el opio del pueblo.
Al salir cierra la puerta que se escapa el gato.