viernes, 5 de noviembre de 2010

La habitación. Segunda parte/ Texto número 150.

JP: Pues nos está haciendo perder un tiempo valiosísimo caballero, así que si no le importa me gustaría que abandonase el hotel.

Goethe: ¡Un momento! He sido convocado por el autor del texto para darle un giro a la historia. El teorema del caos nos dice que un sistema puede experimentar grandes cambios con una pequeña variación, además mi tendero dice que las naranjas nivelinas tienen mejor precio que las guachis y que a caballo regalado no le mires el diente. He terminado. Adiós.

Ron Casablanca: (Sentándose en un sofá junto a la recepción)

Sabe una cosa… necesito una habitación doble… ¡es tan simple como eso!

R: ¡Pero si no tenemos habitaciones dobles! ¡Están todas ocupadas!

GS: (Agarrando sus pantalones mientras su barriga rebosa por los costados) ¿Quiere qué lo eche a la calle jefe?

JP: No queremos escándalos… tiene que irse por propia voluntad… (Ron Casablanca se levanta del sofá dirección al ascensor) ¡Un momento! ¡A dónde va!

Ron Casablanca: A por mi habitación doble. (La puerta se abre y Ron entra en el ascensor)

Triump, el conserje y el guardia de seguridad corren rápidamente al ascensor para intentar que Ron no ascienda, sin embargo, al entrar, las puertas se cierran tras ellos y comienzan la subida.

Ron Casablanca: Me alegro de que suban conmigo para enseñarme el edificio, un detalle.

JP: ¡Lo voy a matar!

GS: Tranquilo jefe, no queremos escándalos.

En ese momento el ascensor se para en la primera planta y un grupo de diez coristas se introduce en su interior.

Corista: ¿A qué piso van?

Ron Casablanca: Vamos todos a mi habitación doble.

GS, R y JP al unísono: ¡¡No quedan habitaciones dobles!!

JP: ¿Dónde está ese loco? ¡Cómo lo pille le quito la piel a tiras!

GS: Tranquilo jefe, no queremos escándalos.

Ron Casablanca: ¡A la segunda planta! ¡Más madera! ¡Más madera!

4 comentarios:

  1. Intuía que el señor Ron Casablanca al verse rodeado por diez corista dentro de un ascensor podría recuperar su eje, viéndome abatido por mi falta de tacto me veo obligado a seguir disfrutando de su errática ubicuidad.

    Después dicen que la segundas partes jamás son buenas, puras mentiras.

    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Y la habitación doble???
    Y Candela????
    Y la moto??????
    jajaja, te voy a conseguir en link de ese video de youtube para que te rías con el Baron y conmigo..
    Besos Gin!!!

    ResponderEliminar
  3. Me ha gustado, para no variar.
    Sé que las vacaciones se nos han alargado más de lo habitual, pero aquí estamos de nuevo. The man is back in town, como diría Bon Scott.

    ResponderEliminar
  4. Hola Gin! Ahora te lo mando por aqui. Este enlace forma parte ya del folklore argento, y fíjate el protagonista, que bien podría ser el "Ron Casablanca" criollo...

    http://www.youtube.com/watch?v=hfGZ4jYWyH0

    Despues contame qué te pareció...
    Besazos!

    ResponderEliminar

El Jes Extender es el opio del pueblo.
Al salir cierra la puerta que se escapa el gato.