martes, 9 de noviembre de 2010

La habitación. Fin.

El ascensor llega a la segunda planta y al abrirse la puerta un señor gordo con bigote y una pecera en sus manos se dirige al grupo.

Señor Márquez: ¿Alguien ha visto mi arenque? Se llama Tobías cuando volví a mi habitación se había esfumado.

Corista nº 7: Creo que me acaba de tocar una pierna.

Corista nº 3: ¡A mí también me ha tocado!

Señor Márquez: ¡Tobías! ¡Papi va a por tí!

El señor Márquez con su pecera hizo que el espacio del ascensor fuese cercano a cero, mientras tanto, medio metro a la izquierda Triump alargaba su brazo derecho con la intención de poder rodear el cuello de Casablanca…

JP: ¡Maldito Casablanca!

Ron Casablanca: Tranquilo señor Triump, pronto estaré en mi habitación doble y tan sólo se tendrá que preocupar de subirme el desayuno todas las mañanas hasta final de mes.

Corista nº4: ¡Qué asco! ¡Algo ha tocado mi cuello!

Señor Márquez: ¡Tobías!

Ron Casablanca: ¡No! Ron, mi nombre es Ron. Y sólo le he tocado el cuello para comprobar que era del mismo material que sus piernas.

Corista nº4: (mientras lanza un bofetón) ¡Mal educado!

Ron Casablanca: ¡A estribor!

Ron Casablanca se agacha dejando vía libre para que el bofetón impacte sobre la cara del guardia de seguridad a la misma vez que alguien pulsa el botón de llamada del ascensor,y la máquina comienza a descender.

GS: ¿¡Quién me ha golpeado!?

Señor Márquez: ¡Tobías!

Ron Casablanca: Son todos una panda de locos…

Triump: ¿Locos? ¡Eso! ¡Estoy loco! Jajajaja, eso es, ¡estoy loco!, ¡estoy loco!, ¡estoy loco! Jojojojo.

Señor Márquez: ¡Tobías!

Triump: ¡Yo soy su arenque! ¡Sí señor! ¡Me llamo Tobías! ¡Tobías!

Señor Márquez: Ni pensarlo, ¡sólo hay sitio para mi Tobías!

En ese momento el ascensor retorna a la recepción y todos los individuos salen del habitáculo como si estuviesen huyendo de una quema, Ron Casablanca se dirige de nuevo a la recepción donde una recepcionista atiende la conversación del sujeto ante la fija mirada del señor Triump y la incesante búsqueda del Señor Márquez…

Ron Casablanca: Perdone señorita…

Señorita Ann: Señorita Ann, ¿en qué puedo ayudarle?

Ron Casablanca: Tengo una reserva a mi nombre, Ron Casablanca, una habitación doble.

Señorita Ann: Lo siento pero no me aparece nada. No tenemos habitaciones dobles disponibles en el Palm Hotel.

Ron Casablanca: ¿Palm Hotel? Vaya, ¡qué tontería! Creo que me he equivocado de hotel, tengo la reserva en el Palma Hotel. Lamento la equivocación señorita, hasta luego.

Triump: ¿¡Cómo!? Señor… ¿de verdad no tiene un sitio para en la pecera?

3 comentarios:

  1. Un final a plena carcajada, de aquellas que se dejan arrastrar de las anteriores publicaciones, se lo extrañará en demasía a Ron Casablanca… y a Tobías por supuesto.

    Ha realizado una escena desopilante con el humor del desparpajo.

    Le dejo un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Monumental Gin! Me imaginaba ese relato con tantos locos dando vueltas y esos diálogos desopilantes...
    Qué te pareció el link?
    Te mando un besote!

    ResponderEliminar
  3. Puro disloque.
    ¿Resultado?: mandíbulas a punto del desencaje.
    Desde aquí te mando uno de los del siguiente enlace, tipo A: https://a3bfiq.bay.livefilestore.com/y1pMnhsxeHZk_W3rB7HnptYXPAlBE8799JrrbFutySUiXLmVeWNGo4CLjJifjnpSik2Iiop9khYIbXC0IGNIXGNfAjZqoNNyKjf/Plauso.jpg?psid=1

    ResponderEliminar

El Jes Extender es el opio del pueblo.
Al salir cierra la puerta que se escapa el gato.