miércoles, 28 de abril de 2010

Asesinato en Little Island. Fin.


Borja: Las reglas son claras, la sota de bastos es menos que una pareja de cuatros.

Chef: Ya tengo dos de vuestras almas.

Las rondas se sucedieron hasta el último duelo, momento en el que cuatro de las cinco almas estaban atrapadas en la jaula, el paro era de un 40%, y la recesión aumentaba. Las manos se agotaron y llegó la hora de la verdad…

Chef: Yo tengo… Escalera real, ya sólo… Me puedes empatar… Aunque lo dudo…

Adelaida: Yo tengo… una hipoteca a cuarenta años y un sueldo de mil euros al mes. Lo siento: has perdido.

El Chef se levantó con fuego en los ojos, un peinado pasado de moda y un pestilente aliento a ajo, para reclamar a lo que su juicio era una mano ilegal.

Chef: Protesto… Eso… Es ilegal.

Borja: Lo siento jefe, no hay nada jugada más fuerte que una hipoteca a cuarenta años con un sueldo de mil eurista.

Chef: Maldición… Tengo el infierno… Lleno de banqueros y abogados… Y nunca hay uno… A mano cuando… Se los necesita.

Adelaida: ¡¡Hemos ganado!! ¡Tienes que liberar a mis amigas!

Jordi Hurtado: Ayyy la victoria… como diría Napoleón: “La victoria pertenece al más perseverante”, ¿será Napoleón el personaje escondido de hoy?

Chef: Bueno… Nos marchamos… Pero esto… No va… A quedar así…

Al segundo de soltar esas palabras el Chef dio un chasquido de sus dedos y la jaula se deshizo dejando en libertad a todas las presas, tras esa acción dio otro chasquido y un ascensor de aspecto clásico, con botones, puerta de rejas y WI-Fi apareció desde el suelo…

Chef: Antes de irme… Creo que voy… A llevarme… Un alma conmigo, no me puedo ir… De vacío, por algo… Soy el demonio.

Morgana: ¿Un alma? ¡Llévate la del pedante! ¡Lleva todo el relato dando la lata!

La idea de Morgana fue secundada por todos sus compañeras con gritos al aire.

Chef: ¿Al pedante? No… Gracias… Prefiero llevarme… el microondas…

El Chef agarró el microondas, su barbacoa baja en calorías, y con la compañía de Borja montó en el ascensor y desapareció de la casa, dejando a las amigas en plena celebración.

Adelaida: Deberíamos sacar el tesoro para celebrarlo.

Morgana: Tienes razón. ¡Anna sácalo del baúl!

Anna: Ya lo tengo, vamos a escucharlo.

Cinta: Nunca pensé que pudiésemos tener esta edición de rancheras de Bertín Osborne.

Jordi Hurtado: Como diría el sabio… el mal se cura con amor, y aquí se respira amor, ¿verdad chicas? Aaaa, ¡qué felicidad!

Como un depredador que acecha a su víctima Elisabeth deja ver parte de su cabello por encima de los hombros de Jordi Hurtado, así como la punta de un cuchillo tan grande como su locura…

Jordi Hurtado: ¡Aaaa! ¡Aaaa! ¡Cómo diría Julio César! ¡Bruto me has traicionado!

Morgana: Buen trabajo Elisabeth.







¡SE ACABÓ!

(Se agradecen los cometarios. Gracias y saludos)

3 comentarios:

  1. jajaja Lo mejor, el jordi hurtado, sin duda.. Te recomiendo(o no) que veas el rap de jordi xD

    ResponderEliminar
  2. Pobres señoras desvalidas....
    ¿¿No hay spin-off??

    ResponderEliminar

El Jes Extender es el opio del pueblo.
Al salir cierra la puerta que se escapa el gato.