miércoles, 14 de abril de 2010

Asesinato en Little Island. Episodio 3.

Borja: El incumplimiento del contrato me permite llevarme vuestras almas sin apelación ninguna, así como vuestra peletería y 2/3 de las galletas del mueble de la cocina.

Morgana: ¿Cómo sabes qué tengo galletas en el mueble de la cocina?

Borja: Soy un empleado de Satanás, lo sé todo.

Adelaida: ¿Y por qué no te llevas la dignidad de Anna? Apenas la utiliza.

Borja: Sólo acepto almas. Es la única moneda de uso en el infierno.

Anna: No voy a entrar en tu juego Adelaida, además, yo soy la única que ha ganado el Grand National.

Cinta: ¡Dejad de divagar! Háblanos sobre la misión que te trae aquí.

Borja: Es muy sencillo, mi jefe os hizo entrega de un tesoro a vuestra petición, a cambio tengo que llevarme una de vuestras almas conmigo. Tendréis que elegir a una de vosotras. Y por cierto… tenéis hasta media noche.

Morgana: Es una pena que hayan ingresado a Margaret en un manicomio, con entregar una de sus personalidades nos hubiese bastado…

Elisabeth: Entonces… ¿habrá qué matar a alguien no? Yo sólo pregunto… ¿Dónde está mi cuchillo?

Borja: Claro, dejaré esta daga sagrada de plata y un 8% de molidebno en la mesa. Cuando hayáis decidido quien tiene que acompañarme tendréis que hundirla en su pecho.

En cuanto la daga tocó la mesa Elisabeth se hizo con ella, y sin dejar espirar palabra alguna a nadie, asestó entre uno y dieciocho golpes de hoja a Borja, un señor llamado Antonio que paseaba por el lugar y a Ortega pero no a Gasset.

Elisabeth: Problema resuelto.

Morgana: ¿Qué es eso?

Anna: ¡¿Qué?!

Morgana: ¡Otra vez el mismo ruido!

Cinta: No lo escucho.

Morgana: *#!!!???*

¡¡BARRUMMMM!! ¡¡CHOOOFFF!! Perdón.

La luz se fue de nuevo, pero esta vez no se llevó nada, aunque cuando volvió lo hizo con un ligero olor a aguardiente. De repente la puerta del sótano, que se encontraba a sus espaldas, se abrió de par en par.

Borja: Maldita informática… las coordenadas eran equivocadas, si no fuese porque el informático de la ventana tiene un pacto con mi jefe… Buen intento señoras, pero esa no es la forma correcta de cumplir con el acuerdo. El tiempo pasa…

Cinta: ¡Pero ahora eres una niña con coletas!

Borja: Sí… Bueno… Tampoco difiere mucho de un cantautor. Lo importante no es mi forma, si no vuestro tiempo…

Adelaida: Tengo una idea…

No hay comentarios:

Publicar un comentario

El Jes Extender es el opio del pueblo.
Al salir cierra la puerta que se escapa el gato.