lunes, 18 de octubre de 2010

Liberación.


Nos encontramos en el octavo día, del primer mes, del año tres mil siete de la era de nuestro señor Tom Jones. Nos acercamos a nuestro destino, el planeta Collage Pop, el lugar donde se alojan los pintores más crueles y malvados del universo. Nuestra misión es aterrizar en el planeta, bajar a su superficie y gritar a los cuatro vientos que odiamos el Collage Por, acto seguido tendremos que colgar una reproducción de La creación de Adán, de Miguel Ángel, en el edificio más alto del lugar y huir del planeta antes de que nos coloquen una cinta de Mecano en el radiocassette de la nave espacial. El viaje ha sido largo y fatigoso, por fortuna contamos con CrispiTónic, tan fresquito como el Gintonic y tan nutritivo como el Gincrispi, maná caído del cielo. La nave no es gran cosa, el espacio brilla por su ausencia, de hecho para meter los muebles de cocina tuvimos que dejar algunas de nuestras creencias y conceptos en el hangar de salida, desde ese día el capitán no diferencia el neoliberalismo de un pedazo pan.

Aunque contamos con un as debajo de la manga, uno de los tripulantes es capaz de mimetizarse con la población nativa del planeta sin ser descubierto, posee los mejores atributos de dos especies, la humana y la equina. Cuenta con el inigualable pelaje a rayas de las cebras, un regalo de los equinos y con una chapa de The Rocky Horror Show. Todo lo que rodea el mundo de las cebras me es familiar, de hecho estuve casado con el crin de un ejemplar Equus quagga, pero al divorciarnos ella se llevo la cebra y yo me quede con las facturas de las rayas. Una vez en el planeta preparamos nuestros equipos para deambular por el territorio enemigo, la atmósfera está compuesta por una diez por ciento de nitrógeno, un tres por ciento de oxígeno, un veinte por ciento de nihilismo y el resto es sándwich de queso. Así que como la población local niega cualquier doctrina que implique superioridad intelectual nos tomamos la libertad de llevar unas bermudas de flores por fuera de los pantalones. Una vez en la superficie nuestro miembro más equino se llena los bolsillos de azucarillos, dirige su mirada al horizonte,

¡Y se encamina hacía nuestra liberación!

¡Lucha héroe!,

¡Lucha!

Yo daré cuenta del CrispiTonic en tu ausencia.



Dear Vanity,

¿ha ido bien?

5 comentarios:

  1. Jajajaaj, excelente misión Gincrispi!

    Permitime extraerte una frase que quedará en los anales bloggeros hasta el fin de nuestros días:
    (...)" La nave no es gran cosa, el espacio brilla por su ausencia, de hecho para meter los muebles de cocina tuvimos que dejar algunas de nuestras creencias y conceptos en el hangar de salida, desde ese día el capitán no diferencia el neoliberalismo de un pedazo pan." (...)

    Magnífico.
    Besos desde el otro lado del charco..

    ResponderEliminar
  2. Yo intuía que el futuro llegaría algo tuerto, pero que Tom Jones sea considerado nuestro dios es toda una calamidad, fascinante viaje ha descripto usted Gincrispi, adhiero totalmente al comentario de Natalia sobre la frase que extraordinariamente insertó en el relato.

    Un CrispiTónic y más allá.

    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Muchas gracias por los comentarios, sólo tengo que decir que el viaje es completamente real.


    Saludos.

    ResponderEliminar
  4. ¿Ha dido bien? Demasiado modesto! Dentro de mis calificativos de alabo me decanto por "delirante", que bajo mi punto de vista es lo más, hasta el punto que comienzo a preguntarme si tu dealer reparte también en mi zona, para darle un toque.
    Estoy deseoso de ponerme con tus tres ginpropuestas (sí, lo de gin da para mucho, y esto es solo el principio). Tengo un post pendiente por escribir, acto seguido cavilaré para llegar a la altura de las naves espaciales y a nuestro nuevo Dios Tom.

    ResponderEliminar
  5. No soy persona de dejarse amedrentar por amenazas, porque entiendo que quien amenaza se debilita... pero, señor mío, ud me ha puesto los pelos de punta con lo de JLo!


    Y además, en segundo lugar, me da gusto haber alunizado aquí, casi sin querer.



    (me divierte ver qué palabra me toca toca porque la suerte es loca, para refrendar la publicación del comentario... esta vez, me parece que guarda tal pertinencia con lo que causa su blog, que la comparto: epunch)

    ResponderEliminar

El Jes Extender es el opio del pueblo.
Al salir cierra la puerta que se escapa el gato.