miércoles, 1 de junio de 2011

El volcán de las vanidades. II

En ese momento el nativo bajito levanta un garrote que portaba en la mano derecha y golpea en la cara del capitán, agitando todos sus pensamientos y provocando una herida en su cara.

Capitán: (con una mano en el rostro) ¿¡Pero qué hace!?

Nativo bajito: Lo siento, pero existe una profecía en nuestra tribu. La historia cuenta que un hombre de ultramar traerá la bonanza económica y la Nocilla de fresa a nuestra isla.

Capitán: ¿Y bien?

Nativo alto: (Observando el rostro del capitán) ¿Qué opinas James? ¿Es ese el rostro?

Nativo bajito: Negativo Alfred, tras el golpe del garrote debería haber aparecido la cara de Richard Gere.

Nativo alto: Entonces… El volcán deberá decidir sobre su propuesta.

Capitán: (con la mano en la cara) ¿¡El volcán!? ¿Acaso no hay ninguna fuerza política en la isla?

Nativo bajito: Teníamos alcalde y concejal de urbanismo, pero ambos fueron juzgados por el fuego del volcán. Es una tradición con mucho arraigo en nuestra cultura.

Capitán: ¿Y cómo se supone que voy a superar la prueba? No hay forma de pasar de pasar ese examen.

Nativo alto: Si pasas la prueba podrás establecer tu modelo económico y además tendrás diez cocos cada día.

Nativo bajito: Este tipo de ceremonias son típicas en nuestra tribu, a los siete años fui arrojado a la cueva de los seguidores de Los Secretos, afortunadamente llevaba mi cota de malla contra la desdicha y pase la prueba sin apenas sufrir ningún atisbo de depresión.

Capitán: Estoy en estado de shock, ¡sabía que debería de haber incluido algún psicoanalista entre la tripulación! Menos mal que tenemos al homeópata para curarnos de afecciones que no padecemos.

Nativo alto: ¿Entonces? ¿Está dispuesto a pasar la prueba?

Capitán: (indignado) ¿¡Pasar la prueba!? ¿¡Yo!? ¿Acaso no les vale que una persona que no conocen de nada les haga una promesa? Confiaba en hablar con sus representantes políticos, pero ya veo que eso es imposible. Parece que en una sociedad tan trivial como la suya es imposible importar la felicidad, el bienestar, ¡el “Isla way of life”!

Nativo bajito: Lo siento, pero debe llevar a acabo el trámite.

Capitán: ¿Esas tenemos? ¡Pues me marcho! ¡Me voy!

Nativo alto: ¡Pero eso no puede ser! La historia no puede acabar así.

Nativo bajito: James tiene razón, es un final muy malo.

Capitán: ¿Queréis un buen final? ¡¡Muchachos!! ¡A los botes! ¡Ahí os quedáis!

El capitán se sube a los botes con sus muchachos dejando a James y Alfred en la lejanía…

Nativo alto: Alfred, volvamos a nuestros menesteres.

Nativo bajito: Por supuesto James, las urbanizaciones no se van a construir solas.

Nativo alto: Sabes… Tengo una duda…

Nativo bajito: ¿Cuál?

Nativo alto: ¿Y si estalla el volcán?

Nativo bajito: ¿El volcán? Eso es imposible James, eso es imposible…

3 comentarios:

  1. Esta vez, me ha dejado vacío de palabras pero sí unas líneas de la sonrisa muy marcadas en el rostro. Nice!

    ResponderEliminar
  2. Gracias por tu comentario John, ;).

    ResponderEliminar
  3. Vaya, macho, tengo mucho que leer por aquí.

    Estoy de exámenes y tengo menos tiempo que una lasaña a la puerta de casa de Garfield, pero me pondré al día. ¡Lo juro!

    Saludos.

    ResponderEliminar

El Jes Extender es el opio del pueblo.
Al salir cierra la puerta que se escapa el gato.