domingo, 5 de junio de 2011

Una tarde en el museo. II

Annette: ¿Cómo puedes estar tan seguro de lo que dices?

Sig: Si crees que estoy equivocado pregúntale a la invocación.

Annette: ¿Qué invocación?

Sig:Me la han regalado con el móvil. La verdad es que no saben que inventar, ¿qué va a ser lo próximo? ¿Un sistema económico que funcione? Tengo tarifa de invocación hasta noviembre.

Annette: (Mirando al techo) ¿Y qué tengo que hacer? ¿Quién está al otro lado?

Sig: Sir Isaac Newton.

Annette: ¿Sir Isaac Newton?

S.I.N :(se escucha una voz profunda que procede de la nada) ¿Alguien tiene una manzana?

Sig:(en voz bajita) ¿Lo ves? (con tono normal) Creo que tiene falta de fósforo.

Annette: Sir Isaac, me pregunto si todas las afirmaciones que está llevando a cabo Sig son ciertas.

S.I.N: Por supuesto que lo son, si me lo permiten me tengo que marchar, dejé la física por la repostería y tengo una tarta en el horno, el pastel de manzana es mi plato estrella.

La voz se esfuma y Annetta y Sig vuelven al diálogo.

Sig: Sabes... tengo que recibir una herencia y quería aprovechar este período de vacaciones para hacerlo.

Annetta: ¡Vacaciones! No tenía unos días libres desde hace meses, ¿Qué tipo de herencia?

Sig:Tengo un pariente con viñedos en el norte, aunque no sé si quedará algo en las uvas, corría un rumor sobre su fama de tener querencia por el tinto embotellado, seguramente pasó sus últimos momentos en brazos de baco.

Annetta: (Se mueve ligeramente hacía Sig con gesto pensativo) ¿Te has dado cuenta de que el ser humano es el animal que peor gestiona su vida?

Sig: ¿A qué te refieres? ¿Te pondrás escote para la próxima reflexión?

Annette: No, y déjame que te explique. Somos los seres que peor gestionamos nuestra vida, nos pasamos la vida estudiando, trabajando, llenos de preocupaciones que solo erosionan nuestra felicidad. Fíjate en cualquier ser vivo que te rodea, cumplen sus funciones vitales y son felices, y nada más, ¡la vida es así de fácil!

Sig: En apariencia son seres felices, aunque yo también lo sería si estuviese toda la tarde lamiéndome los genitales. Según decía Aristóteles: “Vivir bien es mejor que vivir”

Annette: Pero vamos Sig... ¿Acaso no ves el caos en el que estamos inmersos? Nos utilizan desde nuestro primer minuto de vida. Somos las baterías de un sistema montado para que unos cuantos puedan prosperar, administran nuestra libertad para mantenernos adheridos al sistema, ligados a él como esclavos.

Sig: Vaya... no te recordaba tan reaccionaría, supongo que todo se pega. Vamos a hacer un trato, si el líder de tu club de lectura me procura un mini bar repleto de ginebra y una tabla de ibéricos dos veces por semana me agregaré a vuestro movimiento contracultural.

Annette: Mira, ¡por ahí viene Thomas! (Saluda con la mano)

Thomas se acerca al dúo y saluda a Annette con un par de besos en las mejillas, en ese lapso de tiempo Sig cambia su posición en el escenario para entrar en el plano del espectador y dirigirse a él.

Sig: Ustedes podrán sacar conclusiones con el paso de los minutos, pero este tipo tiene un ego capaz de llenar varias piscinas olímpicas.

Sig vuelve al plano de la obra.

Thomas: (Se perfila hacía Sig y le dirige la palabra) Perdona... ¿Sig? Creo que me conociste este verano.

Sig: Sí, creo que te recuerdo.

Thomas: Obvio.

Annette: Thomas, le hablaba a Sig sobre nuestra teoría...

Sig: Oh... ¡Fantástico! Así que tengo ante mí al inductor de los cuentos de hadas que llenan la cabeza de Annetta.

Thomas: No son cuentos de hadas, es mi nueva teoría sobre la ordenación de la mente humana, y por tanto los cimientos de una nueva civilización.

Sig: Comprendo, ¿Y cuánto me cobras por redecorar mi subconsciente? Necesito muebles nuevos.

Thomas: (Se acerca a Annette para dejar a Sig en un rincón mientras de dirige a él) Siempre has intentado ser mi Moriarti, mi Salieri, un masón en la sombra que intenta mover los hilos.

Annette: ¡Oh! ¡Vamos! Estamos en vacaciones, no discutáis.

Sig: ¿Por qué? Las vacaciones son el período ideal para discutir y crear nuevas enemistades.

Annette: Creo que de la teoría de Thomas subyace una verdad incuestionable, el estilo de vida actual del ser humano se aleja mucho del ideal. Solo tienes que preguntar a cualquier persona que te encuentres por la calle y te dirá que padece de estrés, eso es infelicidad.

Sig vuelve a salir del plano de los personajes para dirigirse al público.

Sig: Eso es una verdad como un puño, pero que solo se verá reflejada en el amplio espectro de la población trabajadora, una perspectiva muy marxista para abolir el sufrimiento universal de tener que ir a trabajar todos los días. Lo cual nunca reconoceré, tengo que ganar este debate.

2 comentarios:

  1. Barón Sottoflato de Buillón.

    Sencillamente maravilloso, se vuelve muy grata la lectura en su espacio.

    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias por tu comentario Barón. ;)

    ResponderEliminar

El Jes Extender es el opio del pueblo.
Al salir cierra la puerta que se escapa el gato.