martes, 7 de junio de 2011

Una tarde en el museo. III

Sig vuelve al plano del escenario.



Sig: ¿Infelicidad? Los conceptos evolucionan con el tiempo, hace quinientos años un individuo era feliz si llegaba a los treinta con todos sus miembros útiles y al menos los dientes de arriba, ahora el concepto de felicidad ha cambiado, la felicidad viene definida por el tiempo que transcurre desde que te congelan el sueldo hasta que suben los impuestos.


Thomas: ¡Porque estamos inmersos en el sucio capitalismo!, tenemos que abandonar este modelo.


Sig: Pero eso no puede ser, no podemos funcionar con autosuficiencia y buenas intenciones.


Annette: Tienes una visión muy pragmática de la vida, hemos sido guiados por individuos muy codiciosos en estos últimos años, el mundo necesita más esperitualidad.


Sig: Eso choca de frente con mis ganas de tener una televisión de plasma.


Thomas: ¡Hay que desligarse de ese tipo de deseos materiales!


Sig: (ligeremente indignado) Pero... ¿¡qué está ocurriendo aquí!? En la agencia de viajes me dijeron: con este paquete podrá tener cinco noches en un hotel de cinco estrellas y visitará los mejores museos de la ciudad, ¡no decía nada de abolir el sistema capitalista! No me dijeron nada de vacaciones contraculturales, ¡sea el Ché Guevara en unas vacaciones que nunca olvidará!


Annette: Tranquilo Sig, no te pongas así.


Thomas: Es normal Annette, los cambios asustan a las personas de mentes estrechas.


Sig: (con la misma actitud) ¿Mente estrecha? ¿Asustado? Te veo delante mía, hablando sin parar de todas las cosas que hay que cambiar en este mundo mientras vistes con zapatos de marca y pagas por entrar en un museo para ver obras de arte que valen cientos de millones de euros...


Thomas: Porque no hay que levantar sospechas.


Annette: Quizás aún sea pronto, Thomas.


Sig: ¿Sospechas? ¿Pronto? ¿Para qué?


Annette: Tenemos un plan.


Sig: (Con tono irónico) ¡Ajá! ¡Tenéis un plan! La humanidad está salvada, menos mal que pensáis en todo, (ironía off) ¿Y en qué se supone que consiste ese plan?


Thomas: Vamos a erradicar los conceptos actuales de esta sociedad de una forma limpia y eficaz, empezando por el arte dogmático que rellena este edificio. Dando pie a una nueva cultura, libre de influencia gubernamentales.


Sig: Me da miedo hacer la próxima pregunta... Pero... ¿Cómo lo váis a hacer?


Annette: Tenemos explosivos bajo nuestra ropa, suficientes para volar todo el edificio.


Sig: (visiblemente alterado) ¿Y no os habéis planteado utilizar ropa interior como todo el mundo?


Thomas: Tranquilo Sig, la esterilización llegará pronto.

Sig:(nervioso) ¿Qué me tranquilice? Siempre pensé que mi vida acabaría con la tercera guerra mundial, en el momento que se declarase me daría un infarto y sería la primera víctima colateral del conflicto.


Annette: ¡Baja la voz Sig! Nos van a descubrir.


Sig: ¿Pero qué sois vosotros? ¿El grupo de asalto de los Hare Krisna?


Thomas: Luchamos por nuestros ideales Sig.


Annette: Es nuestro destino, el camino nos ha sido revelado y ahora solo tenemos que recorrerlo.


Sig: (con sorna)Espero que vuestro Mesías utilice foto finish para comprobar que pedazo de vosotros llega primero al descanso eterno...

(indignado) Todo esto es absurdo, ¡completamente absurdo! Sois una panda de lunáticos, ¿sabéis lo que os ocurre a vosotros? Tenéis demasiado tiempo libre, sin duda alguna.


Thomas: La pasividad física e intelectual de nuestros semejantes ha jalonado nuestra misión, el cambio es necesario.


Sig: ¿Y por qué no hacéis como todos? Esperar a que todo cambié por si solo sin mover un dedo, es mucho más cómodo y hay menos explosiones.


Annette: No te pongas nervioso Sig, obtendrás la redención total.


Sig: Existe un conflicto de intereses, yo no quiero la redención, prefiero una cita con una preciosa mujer, sé que son pequeñas diferencias; pero si hacéis estallar ese explosivo se me arrugará el traje y no podré acudir a la cita. Por qué... Ese explosivo del que habláis... ¿no es un explosivo conceptual verdad?


Thomas: Dicloroacetileno.


Sig: (Asustado mientras se pasa la mano por la cara) Vaya, eso suena poco intelectual. Creo que Sócrates nunca lo mencionó.


Annette: (Enfadada) ¿¡Cómo!? ¿Tienes una cita?


Thomas: No es momento Annette, tenemos que continuar con el plan, el destino está escrito.


Annette: (Enfadada)¡El destino puede esperar!


Sig: Ves, a eso me refiero yo. El universo es indeterminista y está sujeto a la acción del azar, y si el azar me proporcionase una ventana para saltar por ella le estaría eternamente agradecido.


Annette: (dirigiéndose a Sig mientras se acerca a él) ¡No has respondido a mi pregunta!


Thomas: ¿Aún le quieres? (Saca el detonador de su bolsillo) ¡No tengo más razones para seguir viviendo!


Sig: (Muy nervioso) Un momento, un momento... Haz caso al germano despechado y acércate a él (desplaza ligeramente a Annette hacía Thomas) Verás, resulta que es una cita conceptual... La preciosa mujer... Representa a la libertad, y las ganas que tengo de acostarme con ella en una unión espiritual.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

El Jes Extender es el opio del pueblo.
Al salir cierra la puerta que se escapa el gato.