viernes, 4 de diciembre de 2009

Un señor feo se compra unos zapatos negros.

El individuo feo en cuestión entró en una zapatería de un conocido centro comercial de Guadalajara para comprarse un par de zapatos con la única intención de convertirse en el más transgresor de su barrio, “Necesitaba algo que rompiese con la estética de la bolsa blanca y azul del Continente que mi madre me puso en la cabeza en el tercer mes de gestación”. Al parecer el susodicho tiene un 9 en la escala de fealdad Mick Jagger, habiendo recibido varias ofertas de trabajo por parte del zoológico de Berlín para ocupar varios puestos en diferentes jaulas. El impacto sobre las gentes de su barrio fue tremendo, durante un tiempo estimado de 2 minutos fue capaz de desviar la atención de la bolsa del Continente. Aunque el debate estaba servido en el barrio, ¿hortera o transgresor? Pepita, del primero derecha, arroja un poco de luz al asunto, “Yo sólo digo que este chaval es muy feo, y se ponga lo que se ponga va a ser un hortera”, a lo cual Chari, vecina de segundo izquierda responde con rotundidad, “Es como si Chewaka se peinase con la raya en medio. Como dijo Aristóteles: Es feo de cojones”. Hemos trasladado estas palabras al protagonista, pero él no quiere hacer ningún tipo de declaraciones y ha preferido nombra a su padre como su representante. Su padre nos recibió con las siguientes declaraciones, “Nuestro pastor alemán es un orgullo, algunas veces parece que quiera hablarnos y todo, se ha comprado unos zapatos bastante feos, pero lo queremos igual”. Con Posterioridad le preguntamos sobre los rumores concernientes al D.N.I de hijo, su padre no escatimó esfuerzos para explicar la situación y detalló el rumor, “Nunca le he pixelado la bolsa del Continente a mi hijo para la foto del D.N.I, son rumores infundados, además me he informado y es ilegal”. Seguiremos con detenimiento el caso del feo con zapatos horteras.

1 comentario:

  1. Hortera o transgresor?? esa será la eterna pregunta.. o no.. jejeje

    ResponderEliminar

El Jes Extender es el opio del pueblo.
Al salir cierra la puerta que se escapa el gato.