miércoles, 2 de diciembre de 2009

La Xai, la Tai y la Xula se separan.

Parecía una amistad increbrantable, cimentada en la relaciones humanas más profundas y en las mallas de colores. Sin embargo un hombre se cruzó en sus vidas: el Jona. El apuesto galán, de pantalones de colores y camiseta de licra con un animal peligroso bordado, hizo mella en la amistad de estas amigas con una edad física de unos 13 años y una edad mental de aproximadamente 0,3 años. La Tai nos habla en exclusiva argumentando las razones de su desencanto con el resto del grupo, “¡Guau! ¡Guau!, la Xai se volvió una pijas de esas, se empezó a cambiar de bragas todos los días y contra eso no se puede competir”. Según hemos podido saber el enfrentamiento más fuerte tuvo lugar entre la Xula y la Xai, y para llegar al meollo de la cuestión nos hemos dirigido a las dos con el fin de obtener información, en primer lugar hablaos con la Xula, “El Jona me escupió a mi primero maestro, azín que ahora somos novios para siempre, haber si pronto me quedo preñá pronto” Las palabras de la Xula estaban cargadas de razón, el Jona le escupió a ella primero, y sobre eso quisimos hablar con la tercera implicada en cuestión, que nos recibió con una tema de la húngara en el móvil y tocando las palmas, ”No voy a entrar en el juego de esa maleducada, Jonathan eligió a la Xula y no tengo ningún problema al respecto, ahora en serio, ¡me va a comer la pringá de las bragas!” Tras sondear la opinión de las tres amigas sólo nos quedaba por conocer el testimonio del galán que sedujo a la Xula con un golpe de saliva y que se encargó de romper el trío de amigas, así que fuimos a recoger su testimonio, “Yo sólo te puedo decir que tengo 16 años y se me está pasando el arroz, todos mis amigos son padres así que le escupí a la Xula en la cara y después me la tiré” Después de esas palabras, el galán de menor cociente intelectual de todos los tiempos se montó en su bólido de color anaranjado y luces azules para perderse haciendo derrapes en la lejanía del horizonte. Seguiremos informando sobre el Troya de nuestros días.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

El Jes Extender es el opio del pueblo.
Al salir cierra la puerta que se escapa el gato.