viernes, 27 de agosto de 2010

Destino


Hoy puede ser un gran día, o mejor dicho, una gran noche. No termino de adaptar mi léxico a mi condición… ¿humana?, la verdad es que no sé como definirlo, hace menos de 24 horas que soy un vampiro. Y ha sido encender el móvil y todas las compañías de telefonía móvil no paran de intentar captarme; que si tarifas para hablar por la noche a mitad de precio, que si sms gratis a mis diez números vampíricos preferidos, etc, etc. Esto de ser vampiro tiene sus ventajas, la primera es que estoy de moda, es el momento de los vampiros, la segunda es que voy a dejar de atormentar mi cerebro con dudas existenciales, con intentar explicar que hay detrás de la muerte, pues es simple, detrás de la muerte estoy yo. Aunque siempre pensé que detrás de la muerte habría una sala de espera con una larga cola, y al final de ella una ventanilla con un cartel de vuelvo en diez minutos, siempre me produjo mucho estrés ese tipo de situaciones. Dicen que cada cual identifica el infierno con sus peores temores, un primo de mi madre tuvo una experiencia cercana a la muerte, y en ella se vio sentado en un sofá visionando Telecinco durante 24 horas seguidas, el destino puede ser muy cruel. Pero eso me da igual, acaba de anochecer y sólo tengo que salir de esta vieja casa donde me escondía de los rayos del sol para poder comenzar con mi nueva… ¿vida? Tendré que comprarme algún tipo de diccionario vampírico. Tengo un porte muy parecido al de la peli de Crepúsculo, creo que si me peino adecuadamente puedo pasar por él, sólo tendría que acercarme a una discoteca con turno light y sería el rey de la noche. Aunque si me compro un traje también podría pasar por Brad Pitt en Entrevista con un vampiro, bueno no es momento de marearme por eso, tengo toda la eternidad para convencer a las féminas. Bueno me marcho de este lugar… un momento, que son esas cartas del suelo. Ministerio de Hacienda vampírica, Teléfono vampírico, Agua vampírica, ¿¡facturas!? ¡Pero si los vampiros somos seres inmortales de otro mundo! Tendré que buscar un trabajo… ¡para pagar facturas durante toda la eternidad!… ¿Alguien tiene una estaca?

2 comentarios:

  1. Madre mía... casi había perdido el miedo a la muerte
    pero casi mejor que me quede como estoy... suficientemente duro es ser ya una ameba proteus en paro...

    ResponderEliminar
  2. glub! Veo que la que esta-ca'yendo también afecta al MÁS ALLÁ.
    Para tener ingresos con los que pagar, te propongo currar en Telepizza (por lo de los pedidos rápidos, que necesitan "¡MASA YA!")

    ResponderEliminar

El Jes Extender es el opio del pueblo.
Al salir cierra la puerta que se escapa el gato.