martes, 31 de agosto de 2010

Segunda parte.


Ella: (sacando un revólver del bolso), ¡¿Cómo has podido engañarme con este saco de pústulas?! ¡Este súcubo de los sentimientos!



Melania: ¡Un mechero! Ma acaba de apetecer un pitillo.



Xabier: No es el momento Melania. Cariño…



Ella: (Apretando el martillo del arma) ¿¡Cariño!? ¿¡Delante de mis narices!?



Xabier: No, no, no, cariño; es decir tú, Ella. Me refería a tí. ¿Por qué no bajas el arma y hablamos como personas civilizadas?



Ella: (bajando un poco el arma) ¿Y qué entiendes tú por civilización? La poligamia es propia de culturas incivilizadas y aves de corral.



Melania: (Vistiéndose) Cariño, no encuentro el camafeo que me regalagte.



Ella: ¿¡Camafeo!? ¡Me dijiste qué te lo robaron!



Xabier: No, cariño, esto… ¡Elle! No es tu camafeo, es una baratija que encontré en un rastro. Vamos… baja el arma, no merece la pena, acuérdate de mi primo Filipo, le pegaron tres tiros en la cabeza el mes pasado, y desde entonces no ha sido el mismo.



Elle: (Visiblemente entristecida y dejando el arma sobre la cama) Teníamos todo el futuro para nosotros…



Xabier: Y los viñedos.



Elle: Dinero, futuro y…



Un disparo rompió el discurso de Elle, una bala alzó su discurso sobre el de los demás.



Melania: Lo ziento, ma apetecía un cigarro.



Xabier: ¡Pero qué has hecho insensata! ¡Te dije qué eso no era un mechero!



Melania: (en estado de nerviosismo y al borde de las lágrimas): ¡Nevesito otro cigarro!



Un nuevo disparo redujo la conversación a un solo miembro.



Melania: ¿Xabier? ¿Xabier? ¡Aaaa!



Melania huyó, y con sus miedos se llevó el camafeo y varios fajos de billetes que había en la mesa de noche de Xabier, acto seguido tomó un vuelo para un país sin tratado de extradición. Y aunque consiguió escapar de la justicia de su país oriundo fue condenada en su nuevo lugar de residencia, la transformaron en una ardilla. Mejoró su dicción y su capacidad de razonamiento pero continuó con sus problemas de tabaquismo…




FIN.

2 comentarios:

  1. Buenisimo!!!!! Descubrí este blog pululando por el de Alea, y me encantó!!!
    Cualquier parecido a la ralidad..será mera coincidencia?? jajaja
    Desde ahora, soy tu seguidora..y te ofrezco un rinconcito lleno de histerias!
    Besos desde Argentina!

    ResponderEliminar
  2. Hola Natalia. Gracias por el comentario y por pasarte por mi blog. Cualquier parecido a la realidad sería... ¿extraño? :). Pásate cuando quieras. Saludos.

    ResponderEliminar

El Jes Extender es el opio del pueblo.
Al salir cierra la puerta que se escapa el gato.