miércoles, 14 de julio de 2010

Un médico formatea a un paciente debido a un virus.



El médico en cuestión es Ignacio Barros Márquez, pero como prefiere mantener el anonimato nos referimos a él como I.B.M. Al parecer el paciente acudió a la consulta aquejado de fuertes dolores de cabeza, tos y un leve pinzamiento lumbar que le provocaba un ex combatiente de la guerra de secesión llamado Stuard colgado sobre su espalda. Para obtener información de mayor calidad hemos ido a hablar con el paciente, un fenicio de tres mil doscientos años afincado en Marbella, “Me empezó a doler la cabeza, entendí que cuando un coche te pasa por encima te puede hacer daño, así que me puse la camisa para no coger frío y me levante del asfalto. Poco después me vino la tos.” Escalofriante testimonio que contrasta con el de médico que atendió al paciente, nos desmenuza su vivencia con el siguiente testimonio, “Estaba muy claro que era un virus, no es el primer fenicio con esos síntomas que atiendo. Lo primero que hice fue cambiarle el corta fuegos, después le apliqué un antivirus y le di con una barra de hierro en la cabeza. Reinicié. Y como nuevo”. Hemos preguntado al doctor sobre su curiosa forma de aplicar la medicina y estas son las declaraciones que hemos obtenido, “Siempre quise estudiar medicina, desde pequeño he vivido entre ratones y cables, mi infancia detrás del radiador fue muy prolífica. En poco tiempo tuve acceso a mi primer ordenador, siempre me gustó curar”. Para completar la noticia también hemos querido conocer la opinión de Stuard, el último testigo de todo lo acontecido, “Yo sólo digo que es posible que me esté quedando sin Whiskey, y cuando lo hago sacó a pasear a mi amiga de dos cañones y a mi prima la demencia”

Seguiremos informando.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

El Jes Extender es el opio del pueblo.
Al salir cierra la puerta que se escapa el gato.