lunes, 27 de septiembre de 2010

El jovencito Fronkonstin


Un rumor crecía en el pequeño pueblo que se situaba en la falda de la montaña; el cementerio estaba siendo espoliado. Cabezas, brazos, tornillos, cicatrices, órganos, multitud de material biológico estaba desapareciendo del cementerio. Justo a unos kilómetros, en el pueblo vecino situado en las medias de la montaña, un susurro se convertía en conversación, y un temor en zumo de naranja; el laboratorio de la montaña volvía a tener vida. Alguien había colocado la antena parabólica en el tejado y había inflamado de nuevo las antorchas de la gran puerta de metal de la entrada. Nadie se atrevía a afirmarlo, nadie quería pronunciar su nombre, nadie quería confirmarlo, nadie quería formar parte de esa realidad, nadie es menos que algo, nadie tiene cinco letras, nadie se lee cobre al revés, nadie se llama mi ornitorrinco, nadie aceptaba la situación: Maria Carey había rodado otra película, y además, el profesor había vuelto a su laboratorio...





Fronkonstin:¡Igor! ¡Igor! ¡Iiiiigor! ¿Dónde está mi café Igor?




Igor: ¡Ya vol, mein Fuhrer! Aquí tiene su café.





Fronkonstin: Bien, bien... ¿Has traído las últimas piezas?




Quitando una sábana de una carretilla





Igor: Sí jefe. Aquí las tiene.





Fronkonstin: Veamos que hay por aquí... ¿Pero esto qué es?




Igor: Lo que me pidió: brazos, piernas, una cabeza, y un café.




Fronkonstin: ¡Imbécil! Este brazo es de un sindicalista, y esta pierna de un miembro de un partido de derechas, y esta cabeza de un hippy de la new age, ¿qué esperas qué salga de aquí? ¡Esta noche es el gran día!




Igor: Será la gran noche jefe...




Fronkonstin: ¡Cállate! Prepárate para esta dentro de veinte minutos. La tormenta está muy cerca.




Igor: Pero... tengo cita con el dermatólogo, dentro de veinte minutos me van a quitar el quiste sebáceo de la espalda.





Fronkonstin: ¡Esto es mucho más importante! ¡Ya tendrás tiempo de quitarte el bulto en otra ocasión!




19 minutos y 30 segundos más tarde...31 …32 ...33 ...15






Fronkonstin: ¡La tormenta es perfecta! ¡Igor propulsa el mecanismo!







Igor tiró de la palanca y la camilla del engendro, formada por una multitud de miembros foráneos, ascendió hasta la parte más alta de la torre, al aire libre. A los pocos minutos un rayo cayó sobre el soporte y llenó de energía el cuerpo sin vida. Acto seguido la camilla descendió hasta su punto de partida.





Fronkonstin: ¡Vida! ¡Tiene vida! ¡Mira como mueve sus dedos Igor! ¡Quítale la mordaza y escuchemos lo qué tiene qué decir!




Igor le retiró la mordaza y el monstruo lanzó sus primeras palabras al aire...




Monstruo: Política social, tenemos que potenciar la política social y la economía sostenible.



Igor: ¿Cómo?



Monstruo: Despido libre.



Fronkonstin: ¡Es magnífico, es sublime! ¡Lo llamaré Zapatero y con él aterrorizaré a todas las clases sociales de ese país llamado España por partes iguales! Muajajamuajajmuajaja (Risa malvada)





Fin

4 comentarios:

  1. Contuve el pavor hasta lo del nuevo rodaje de María Carey, fue demasiado espeluznante para mi precaria condición física. Extraordinario relato, NADIE tiene derecho de asustar a sus lectores con semejante atrocidades.

    Sospechaba de una forma furtiva los orígenes de Zapatero, pero usted ha desacreditado todo aquellos, dando a luz los principios de ese temible monstruo. Suerte España, la necesitaran.

    Mis tierras poseen la mayor factoría de estos canallas caníbales desdentados.

    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  2. JAJAJAJAJAJJAJAJAA!
    Che, Gincrispi, decime que en ese mismo momento nos hicieron a nuestros gobernantes actuales, no??? Porque son tan mosntruos como el que describis vos, nivelandonos a toooodos hacia abajo...
    (Ya no me causa risa, me puse tristeee...)

    Escelente como siempre, un abrazo!

    ResponderEliminar
  3. Pues después de la intriga...¡¡por fin se develó!!

    Muy bueno

    ResponderEliminar
  4. ..ya decía yo que me sonaba de algo su acento
    ahora lo entiendo todo..

    ResponderEliminar

El Jes Extender es el opio del pueblo.
Al salir cierra la puerta que se escapa el gato.