lunes, 7 de junio de 2010

Encuentran los restos de un nuevo dios egipcio.





Corrían las tres de la tarde por las instalaciones polideportivas de una pequeña ciudad junto a El Cairo cuando un arqueólogo del Museo Británico de Londres se encontraba haciendo su trabajo, casi tenía la merienda de un niño que merodeaba la zona, cuando tropezó y cayó, sobre lo que en principio parecían unas piedras sin valor. Tras observar los pedazos de tierra que se habían colado entre sus dedos, llegó a la conclusión de que su trasero se había posado sobre un montón de caca seca de camello completamente seca, he repetido la palabra seca, lo sé, ¿quieres pelea? Al alzar la vista pudo contemplar como unos neones de color azul, nunca visionados por el hombre y que tendrían unos 3.000 años de antigüedad, señalaban un agujero en el suelo, una puerta hacía el mundo antiguo. Al adentrarse en la abertura fue sintiendo como el ambiente se volvía más denso conforme descendía en sus secretos, la atmósfera era pesada, casi tanto como José María “Anzar” hablando de si mismo. La oscuridad era total hasta que optó por buscar el típico interruptor que todos los egipcios instalaban en sus futuros hallazgos arqueológicos, un pueblo visionario el egipcio, tras mover el interruptor hacía la posición de pelicano-palmera-ojo (on) pudo admirar todo lo que tenía a su alrededor, un sarcófago y varias arcas con mucho oro, Gemas de gran valor y una tal Encarna que cobraba menos. Sin dudarlo el investigador se acercó al sarcófago y lo abrió, ante él la momia de un habitante del antiguo pero bien conservado Egipto con una indumentaria no reconocida hasta el momento, nos habla sobre el descubrimiento el propio investigador,“Sin duda el cadáver ha sido vestido con motivos de una nueva deidad no descubierta hasta ese día. Tiene un casco que imita el cráneo de un mono, reproductor mp3 y puerto usb, con lo que pensamos que sea un diseño de Apple para algún faraón" Seguiremos informando.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

El Jes Extender es el opio del pueblo.
Al salir cierra la puerta que se escapa el gato.