miércoles, 9 de junio de 2010

Rompe una lanza a favor de los desprotegidos y le obligan a pagarla.


Los hechos ocurrieron en el museo de prehistoria y arqueología de Cantabria. A primera hora de la mañana los visitantes más madrugadores comenzaron a entrar de forma ordenada en las instalaciones cuando Ramón Pérez Pérez, también conocido como el gilipollas por sus amigos y su vecino de abajo, agarró una lanza del año 3.000 antes de la empanadilla y la rompió en mil trescientos treintra y tres trozos no simétricos, además la lanza llevaba un pegatina de Bob Esponja y una punta de piedra con puerto usb 2.0, lo cual aumenta su valor económico y sentimental respectivamente. Nos habla el director del museo sobre el suceso, “Es un acto de gamberrismo injustificable, no había visto una conducta tan irresponsable en mi vida, si Darwin levantase la cabeza moriría en el ese mismo instante al ver hasta donde ha llegado el ser humano. Por cierto además de ser el director del museo pirateo el Ono y arreglo la Xbox cuando le salen las tres luces, me anuncio en internet. Una última cosa... la vida está muy mala... y es feo de pedir pero es más feo de robar...”. Tras escapar del museo y poner la pertinente denuncia en el juzgado, proseguimos con la investigación hasta llegar al detenido por el estropicio sonsacándole unas palabras sobre los hechos, “… y es por eso que el universo tiene forma de plátano… [Licencia de Monty Python] ¡Uy! ¡Perdón! Pensé que no todavía no había empezado la entrevista, en mi defensa me gustaría decir que nunca he pisado un museo y mucho menos roto una lanza” Continua la entrevista, “Todo esto es una treta del director del museo para que le pague el arreglo de la Xbox, pero a mis 8 años mi paga me llega escasamente para pagarme los Bollycaos y algún que otro tirito, o Zapatero hace algo o no podré pagar, lo siento mucho” Como pueden ver queridos radioaficionados la crisis afecta a todos los sectores, incluso a los textos absurdos.

TEXTO MADE IN TAIWAN

No hay comentarios:

Publicar un comentario

El Jes Extender es el opio del pueblo.
Al salir cierra la puerta que se escapa el gato.